Iris Merino

Para algunos, el viernes 19 de febrero empezó la jornada escolar más pronto de lo habitual. Aún así, las caras de alegría de los jóvenes participantes denotaban que había valido la pena madrugar tanto. El trayecto fue intenso, lleno de discusiones, negociaciones, acuerdos y desacuerdos. Al llegar a Barcelona, con todo organizado, los equipos emprendieron su aventura. Después de la foto grupal de rigor, los participantes se sumergieron en Barcelona, algunos con un rumbo conocido y otros con el rumbo perdido, pero todos con las ganas de vivir la experiencia. Nosotros, los seguidores, pudimos conocer tanto las impresiones de los participantes como sus emociones a través del seguimiento de las redes sociales

Iris Merino es estudiante de doctorado en la Universitat de Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *